Triat te acompaña en los procesos de cambio profesional

Cómo hacer una entrevista de trabajo (cuando tú entrevistas)

@ Fuente: La Vanguardia | Marta Vergoñós Pascual

La red está llena de consejos y guías para abordar una entrevista de trabajo desde el punto de vista del candidato, pero pocas veces se pone el foco en la otra parte que interviene en la función: el entrevistador. ¿Cómo se tiene que preparar para discernir si la persona que tiene delante es el empleado que necesita?

Entenderemos el entrevistador como el manager, es decir, quien tiene la última palabra después de una primera criba del departamento de recursos humanos. Lo primero que tiene que tener en cuenta esta persona es que todo lo que haga, desde que llegue el candidato hasta que se vaya, va a transmitir una imagen de cómo es la empresa. La forma de vestir, la puntualidad, la pulcritud o formalidad en el trato… todo esto puede ser decisivo para que el entrevistado tome una decisión.

“El entrevistado ya ha pasado el filtro de recursos humanos, así que su perfil coincide con lo que busca la empresa. El objetivo del manager tiene que ser, en gran parte, enamorar al candidato para que quiera trabajar para su compañía”, explica Yolanda Portolés, socia de Triat Barcelona y  coordinadora académica del  Máster en Dirección de Recursos Humanos de la UPF Barcelona School of Management.

Portolés destaca que el candidato se tiene que sentir escuchado y atendido, por lo que recalca que es muy importante que no haya interrupciones durante la entrevista. “No se tiene que ver como una pérdida de tiempo. No puedes estar haciendo una entrevista y que el teléfono vaya sonando continuamente”, apunta.

El departamento de relaciones humanas ya habrá explicado previamente las condiciones objetivas del puesto, como el horario y el sueldo, por lo que la entrevista con el manager tiene que dirigirse a aspectos más subjetivos. ¿Cuál es la motivación del candidato para trabajar en esta empresa? ¿Qué perspectivas de futuro tiene?

Asimismo, también se puede indagar sobre aspectos concretos de su trayectoria profesional en el pasado. Para esto será básico que el manager se haya preparado la entrevista con antelación y que haya estudiado el CV del candidato. “Este segundo encuentro no puede ser un calco del que ya hizo recursos humanos, tiene que ir más allá”, subraya Portolés.

A parte de escucharle, también hay que detallar las opciones de crecimiento personal que tendrá en la empresa si finalmente accede al cargo, para ver si realmente encajan las perspectivas ofertadas con la ambición del trabajador.

Cuestiones formales

- Lo recomendable es que la entrevista dure entre 30 minutos y una hora, dependiendo del puesto que se ofrezca.

- El candidato tendría que hablar, como mínimo, el 60% del tiempo que dure reunión.

- Hay que evitar cualquier interrupción.

- La pregunta clave es: ¿por qué le interesa el puesto?

- Los cinco minutos finales hay que reservarlos para resolver dudas del entrevistado.

- Antes de que se vaya hay que explicitar cuándo y cómo se informará de la decisión final